Novelas Mexicanas, gases lacrimógenos y cebollas… (con todo respeto)


Luces, camaras, GASIFIQUEN!!

Mientras descargaba las actualizaciones para el nuevo OS de mi netbook, tuve que dejar de navegar un rato para optimizar la velocidad de descarga.

Para pasar el rato, me fuí para la sala… pues a ver telenovelas mexicanas, las cuales pasan toda la tarde por RCN, y cuando se digo toda  la tarde, es toooda la tarde, tanto, que el canal mas que parecer un canal de Colombia, se parece a un canal pais de los cuates mexicanos (con todo respeto).

Una de las cosas que mas he notado a la hora de ver esa clase de programas, es la cantidad exagerada -en minutos y litros- de llantos en un solo capitulo, no los he contado, pero no he visto dos episodios seguidos de “Teresa” o de “Cuando me enamoro” en donde no se llore a los berridos*, . Una de mis teorías es que los sets de grabación están ubicados en zona de protestas estudiantiles, o en un peladero de cebollas, una de dos.

Y es que toda esta clase de programas, tienen una trama de por si, similar, por lo que en cuanta novela mexicana (con todo respeto para los cuates mexicanos) encontrarás los mismos estereotipos de villanos, de amantes y de villanos amantes  de los amantes… en fin… una revoltura que solo amas de casa entienden, o al menos eso creen.

La trama en todas estas telenovelas, especialmente las mexicanas (con todo respeto a los cuates mexicanos) es practicamente la misma, el chico (a) de barrio, trabajador (a), honrado (a) y con ganas de salir adelante, que se enamora la tipica chica (o) rica,  con una familia que obviamente no quiere que su hijo o hija se case con el chico o chica humilde o de clase “baja”, en donde por lo general el villano (o la villana) es la persona que si es aceptada por la familia rica, este villano (o villana) busca una de dos cosas, dependiendo de la “creatividad” de los escritores, o quiere casarse con en el protagonista para formar una familia “feliz”, o solo busca el dinero de la familia rica.

Bueno, no exactamente esta clase de villano.

Por lo general, el villano de la novela es una persona sin escrupulos capaz de vender a su propia madre  o cualquier cosa de valor personal, como un peluche o la consola de video- para  cunplir con sus maquiavelicos planes, ya sea, como dije antes, casarse con la protagonista (ya sea la pobre, ya sea la rica), en sus artimañas y trucos está la habilidad de que todos se crean lo él -o ella- diga, haciendolo un rey del engaño y sembrador de discordias nato, haciendole la vida de cuadritos a los protagonistas, ya sea el protagonista rico, o el protagonista pobre, teniendo un mayo impacto en la audiencia el sufrimiento del protagonista pobre.

Además, para suerte del Villano (a), los protagonistas suelen ser personas demasiado faciles de manipular, que sucumben de celos ante el primer chisme, a la primera foto -obviamente “photoshopeada- del amor de su vida teniendo intimidad con su villano, o villana; generando una eventual separación que ha hecho llorar a gran cantidad de amas de casa, colegialas -las de la jornada de la mañana, claro- y demás personas susceptibles, además de los protagonistas, que a pesar de estar llorando hasta por el ojo del… llorando por la planta de los pies, no quieren volver a ver ni en pintura a su amado o amada. Por culpa de estas separaciones -ficticias, claro está-  es que vemos a muchas mujeres, y en algunos casos -extremos- hombres haciendo “cara de chupar limón agrio” por que Lupita dejó a Marcos, hasta algunas quedan con pena existencial y no le ven el sentido a la vida, pues como es posible que los malos se salgan con la suya,… y otras güevonadas* que solo se creen ellas. La pena existencial e histeria en algunos casos -extremos, por supuesto- se agrava más cuando por alguna extraña casualidad del destino (el cual es trazado por el escritor del guion, un completisimo cabrón) uno de los protagonistas sufre un accidente y queda con amnesia, situación que aprovecha el villano de turno para  terminar de joder las cosas, poniendo a el protagonista en contra de la protagonista, o viceversa…

Un clarísimo ejemplo de como NO es una villana.

Y para colmo de males, lo que tambien se ve muy, muy a menudo en las novelas, es la alianza entre villanos; bajo el lema “el amigo de mi enemigo, es mi enemigo” , los villanos, por lo general villano y villana ahunan fuerzas para joder a los protagonistas, y claro, cumplir sus objetivos. No es raro que, con tanto contacto diario para para tramar sus travesuras, los villanos terminen enamorandose, o al menos teniendo unas cuantas escenas romanticas, pero claro -“¡Ojos al objetivo muchachos!”-, son relaciones que no terminan bien… solo aventuras para calmar las ganas de tirarse al protagonista, solo eso. Claro, si su objetivo es obtener de alguna u otra forma el dinero de la tipica familia rica del protagonista, la cosa cambia, al menos sus relaciones parecen durar, pues tienen un objetivo en comun, pero como pasa la mayoria de veces, hay un villano mas malvado que el otro, y no falta el o la que se termine robando toda la platica para si mismo, dejando a la otra u otro con una grandisima “poker face” para un posterior “FFFUUUU!!!”

Conclusion: Los villanos nunca terminan bien.

Por lo general, asi.

En cuanto a los protagonistas, o sea los “buenos”, después de sufrir y llorar muuuucho, pero muuucho, tanto que pareciera que se hubieran colocado un implante de de hidrógeno en los ojos para que cuando se combinara con el oxigeno… AGUA!!, o mas bien, LAGRIMAS!!*.Pues la historia de los protagonistas va al lado contrario de los villanos (obviamente), la diferencia es que estos (los “buenos”) si terminan bien, ya sea casados (que en la vida real no sería “tan bien”), ya sea exitosos, con casa en miami o con una plantación gigantesca de Agave (o como se escriba), pero siempre siempre terminan bien.

Y comieron perdices, por siempre (?).

Mas o menos la planeación de un guión para una novela de 400 y pico capitulos, de esas que envician suegras, amas de casa y colegialas enamoradisas, sería así:

JAIME:   Luisa… ¿me amas?

LUISA:  Sí

JAIME:   ¡No Luisa! ¡Pareces nueva! Estamos en el capítulo 1, si me amas desde este momento ¿qué carajos vamos a hacer en todos los 400 que faltan? Eso déjalo para el final, ahora dí algo dramático, algo así como: “¡Oh! dame tiempo para pensarlo”

LUISA:     Mmm… Tienes razón, pero esa frase  no sirve, no me voy a pasar 400 capítulos  pensando ¿Qué tal si me consigo un amante?

JAIME:    ¡Buena idea! ¡Y luego yo lo busco y lo mato! Así fácil se pasan como 80 capítulos

LUISA:    ¡Sí! Y luego te meten a la cárcel y yo voy a verte y lloro y luego lloras tú y llora mi mamá y la tuya y todos los que vean la novela. Yo creo que con eso bien llegamos a los 300 capítulos

JAIME:   ¡Excelente! Ahora ya sólo hay que pensar cómo diablos salgo de la cárcel y qué hacemos en los 100 capítulos que faltan. Mmm… ¿Qué tal que hay un terremoto y la cárcel se cae y yo salvo a muchos y me dejan salir por que soy muy bueno?

LUISA:   Suena bien pero… ¿Un terremoto de 100 capítulos?

JAIME:   Es cierto… El terremoto cuando mucho da para unos 30. Nos faltan 70 todavía

LUISA:   Mmm… ¿Y si con el terremoto te cae una piedra en la cabeza y p
ierdes la memoria y ya no sabes ni quién eres y yo vuelvo a llorar otra vez?

JAIME:   ¡Eso! ¡Fantástico! ¿Y cómo recupero la memoria?

LUISA:    Pues… Déjame ver… Este… ¿Qué tal que haya otro terremoto y te cae otra piedra y te alivias?

JAIME:   ¡Luisa! ¡Hoy estás brillante! ¡Magnífico! Y cuando recupere la memoria lloramos un rato y luego nos ponemos a arreglar lo de la boda y todo eso para el final

LUISA:   ¡Maravilloso! Yo creo que esto ya está

JAIME:    Sí… Aunque  hay algo que no me gusta de la historia:  no quiero quedar como asesino, eso de que mato a tu amante está medio feo

LUISA:   Tienes razón ¡Cómo me voy a casar con un asesino! ¡Qué van a decir todos los que vean la novela!

JAIME:   ¿Cómo verías que cuando nos estamos casando llega tu amante para que la gente vea que no se murió?

LUISA:   ¿Y cómo explicas eso? ¿Resucita o qué?

JAIME:   Pues decimos que… Mmm… Ah caray… Está difícil…

LUISA:   ¡Ya sé! Decimos que todos los 400 capítulos fueron un sueño y cuando despertamos estamos en eso del principio cuando me preguntaste que si te amo

JAIME:   ¡Guau! ¡Sensacional! ¡Luisa! ¡Eres un genio! Me encanta trabajar contigo. Es más, quiero preguntarte algo desde hace tiempo: Luisa…  ¿me amas?

LUISA:   Sí

FIN

 

 

(Tomado de “La página idiota”)

No es que tenga nada contra las telenovelas, en especial las mexicanas, pero me parece absurdo que repitan la misma tematica una y otra vez, y otra y otra y otra, hasta llenar las pantallas con series que no inspiran nada, al menos para mi, ya que muchas amas de casa son matadas* pasando horas enteras viendo un programa vació, sin ningun contenido importante (a excepcion de los valores “buenos” que a veces se pueden encontrar). Extraño el tiempo en el que la television semanal era mas entretenida, cuando transmitian programas para todos los gustos, con franjas especiales para los niños, los jovenes, y los adultos. Lastima que la television actual solo esté llena de “telebobelas”, reallity Shows y cosas similares, enfocandose en un solo sector, olvidandose de los niños. Claro no hay que olvidarse de los anuncios comerciales, los cuales en su gran mayoría solo degradan el sentido de persona, de grupo social (real) y de familia, incentivando el consumismo…

Deja la television un rato, y sal a jugar, al mundo real.

Que quede claro que en mi casa solo se ve un canal, como en muchos hogares de la accidentada geografía antioqueña, en donde para captar señales de televisión, se deben realizar una gran cantidad de maromas y acrobacias, tanto así que hubo un tiempo en que habian personas que se especializaban organizar antenas de television…

Claro, está en cada uno de nosotros escoger lo que queremos ver, sea bueno, sea malo, todos somos seres racionales (o al menos la mayoría, creo), pero eso si, por favor no más lágrimas.

Creo que para la grabación de para la grabación de una telenovela mexicana (con todo respeto) se necesitan aproximadamente dos toneladas de cebollas, con picadores incluidos…

Entrenamiento para actriz de telenovela.

Notas:

*Berridos: Llorar a moco tendido, desconsoladamente, a tal punto de hacer pensar que se necesita de un exorcista, o un psiquiatra.

*Güevonada: Asunto absurdo, sin importancia, como dicen en Inglés “Just BullShit”

*Matadas (regionalismo): Forma de referirse a una persona, cuando esta desarrolla cierta aficción hacia determinada cosa, por lo general un vicio, Ejm: “Está matada con esas cosas, ¿como les dicen?… ¿pokimons?, yo si digo que esas son cosas del demonio”

Feliz dia, y recuerden, no más lagrimas… son tristes… 😦

Acerca de darkhal

No soy el mejor, ni tampoco el peor... Pero se hace el intento de comprender a todo el mundo, incluso a mi. A veces frio, a veces molesto, a veces el hombre perfecto, otras veces un "HDP". Algunos dias el más sabio, el mas inspirado; otros dias, el mas bruto, el falto de creatividad. Some days I have all the words, otros dias no sé que decir; sometimes I'm open to the world, sometimes I wish don't know anything about. El incomprendido, el comprensivo; El bicho raro, el nerd, el ludomaniaco compulsivo, el gracioso, ratón de biblioteca y el silencioso rebelde estudiantil; el inconforme y a la misma vez conformista, el "forever alone", la persona diferente, el social, el amargado, el que no baila, el zanahorio y el metalero y otaku que no parece ser. Soy un tipo colombiano el que disfruta los atardeceres, hablar hasta noche con mis amigos y los dulces de panela, busco hacer amigos para tener conversaciones sobre el apocalipsis zombie y como este año sera el fin del mundo maya. Puedo aparentar muchas cosas, puedo demostrar otras diferentes, en ti está lo que quieres ver de mi...

Publicado el 26 mayo, 2011 en El resto... y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Una de tus mejores notas… de las que he leído hasta ahora. Y es que es cierto, aparte de eso, aportando algo al tema, los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad al aportar al conocimiento colectivo de la sociedad, pueden influir a crear ciudadanos más aptos y pensantes capaces de hacer llegar más lejos a nuestros países. Claro que eso no depende exclusivamente de los medios, pero influyen en gran medida. Yo no quiero llegar a estar encontrando esa misma trama en las novelas que salgan dentro de unos 50 años… ¡sólo el chavo del ocho puede hacer eso! Las telenovelas que innovan son las que quedan recordadas para siempre. Podría mencionar algunas quizá, porque se han hecho muy famosas a pesar de que yo casi nunca veo televisión, mucho menos novelas.

    • Gracias por leer…
      Pues si, es que la television es un gran medio para educar gente, pero el problema radica en los que programan los contenidos que se pasan, convirtiendo la television en un centro de solo ocio, en donde las personas no aprenden nada productivo, relativamente.
      Es por eso que dejé de ver television, salvo por los momentos en que dan caricaturas, dos horas a la semana, incluyendo sabados y domingos… pues las peliculas siempre son las mismas… ya me estoy cansando de steven seagal (o como se escriba) con su inmortalidad y de Stallone con su cheat de balas infinitas…

  2. Este… *se rasca la cabeza* Nos acabas de contar 53 años de televisión mexicana.
    Ah, ¿pa’ qué te disculpas?, si ni que estuvieras mintiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: